Cómo limpiar la lavadora

Alguna vez os habéis enfrentado a una lavadora llena de cal y de suciedad y pensado: la ropa va a salir más sucia de lo que ya está. Si os sentís identificados y no tenéis dinero para comprar una lavadora nueva cada vez que esto pasa, estáis en el blog adecuado.

Bien, si es así, hay dos soluciones:

  1. Tirar la lavadora y comprar una nueva – algo que solo unos pocos privilegiados se pueden permitir.
  2.  Limpiar la lavadora por dentro.

¿Con cuál os quedáis? Si habéis elegido la número dos este es vuestro post. Al resto de privilegiados, os envidiamos sanamente.

El truco de la toalla vieja

Mete una toalla vieja en el bombo de la lavadora y prográmala a 60º de temperatura con centrifugado rápido. Añade un poco de detergente o bicarbonato y dale al play. En el momento en el que la lavadora comience a recoger el agua, añade medio litro de vinagre. ¡Y voilá! Una lavadora reluciente.

El milagro del vinagre

El vinagre blanco – o vinagre Disiclín en caso de querer evitar el intenso olor de este producto – es un desinfectante natural muy potente. Pon tu lavadora en ciclo de lavado normal, a una temperatura de 30 grados o más, y añade media taza de vinagre en el dispensador del detergente.

Cuando el moho no se quiere ir…

Es posible que el moho de la goma se resista a abandonar tu lavadora. En este caso, te ofrecemos dos trucos.

  1. Un cepillo de dientes y vinagre
  2. Una bayeta y lejía

Ahora tenemos el tambor limpio y la goma reluciente, pero nos queda un último elemento muy importante para la salud de nuestra lavadora y su buen funcionamiento: ¡el filtro!

Lo primero que debes hacer es apagar y desenchufar tu lavadora -no queremos que te electrocutes. Cierra la toma de agua y identifica el filtro. Normalmente, están ubicados en la zona más baja, pero cada máquina es un mundo, así que tu solito deberás identificarlo. Una vez localizado es cuestión de aflojar y eliminar todas las pelusas y suciedad acumulada con tu limpiador favorito 😉 Una vez completada la misión, asegúrate de colocarlo todo en su sitio para evitar futuros problemas.

Y así es como en Disiclín limpiamos las lavadoras por dentro 😉 ¿Cuál es vuestro truco?

#DisiclinCuidadeTi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *